El miedo al cambio es algo que nos pasa a todxs. O bueno, casi.

El caso es que Guillermo creció soñando con programar videojuegos y, como no era muy bueno en matemáticas que digamos, se decantó por Derecho. Porque claro, ¿dónde se siente esa misma tensión de los videojuegos sino en un juzgado? Este Guille, ¡qué mente! El caso es que ahora no es más ni menos que Teacher Assistant del bootcamp de UX/UI de Ironhack en Lisboa. Pero, ¿cómo llegó hasta ahí? Nos lo cuenta aquí.

¿Quién es Guillermo? 

Diría que Guille es una persona de contrastes. Es el tipo que siempre está sonriendo y haciendo bromas pero que puede pasarse el día entero absorto frente al ordenador sin decir una sola palabra. El amigo sensato que a las tres de la mañana te mata pidiéndote una copa que te manda a casa. Un murciano sin acento. Ese loco de la música que jamás ha podido tocar un instrumento. 

Y si tuviese que definirme profesionalmente, soy esa clase de persona que después de trabajar como abogado cuatro años, y sin tener un background de diseño o artístico, dejó su trabajo para dedicarse a ser diseñador de productos digitales y ha acabado de profe de UX en Ironhack Lisboa… vamos, lo que se dice un culo inquieto.

• Si tuvieras que explicarle a un niño de 4 años a qué te dedicas, ¿qué le contarías?

“Yo dibujo lo que ves aquí *señalando el móvil* y me lo paso muy bien”.

• ¿Cuál es la última app que has usado antes de esta entrevista?

Del portátil, Slack, y de mi smartphone, Whatsapp.

• Lo de abogado, ¿desde cuándo lo tenías en mente?

La verdad es que nunca fue mi primera opción. Cuando era pequeño era un flipado de las videoconsolas y en mi cabeza tenía que quería estudiar ingeniería informática para poder trabajar como programador de videojuegos. El bueno de mi padre me disuadió de la idea porque era pésimo con las matemáticas, así que me ahorró más de una frustración (si estás leyendo esto, ¡gracias Papá!).

Con 16 años me empecé a interesar mucho por la economía, y más concretamente por temas de emprendimiento, por lo que empecé a considerar ADE. Y de ADE pasé a querer hacer ADE+Derecho porque claro, la gente me decía que para qué hacer solo una carrera cuando puedes hacer dos; y burro grande, ande o no ande. No obstante, mi nulidad en las matemáticas me acabó disuadiendo de nuevo, y acabé matriculándome en Derecho en la UC3M.

• ¿En qué momento te diste cuenta que eso no era lo tuyo?

Creo que nunca hubo un momento en el que me hiciese click la cabeza como para pensar que no era lo que quería hacer. Durante la carrera vi asignaturas que me gustaban con otras que eran muy plomazo, pero hubo profesores que de verdad hicieron que me apasionase por lo que hacía (ejem, Jacobo Dopico, ejem).

Cuando pasé a trabajar en un entorno real sentía que no era lo que quería hacer pero bueno, era una buena oportunidad para coger experiencia y en algún momento me acabaría gustando la abogacía de una manera u otra. No obstante, siempre tuve la necesidad de hacer algo creativo, y ese gusto adquirido por la abogacía nunca llegó a aparecer.

• ¿Quién es la última persona a la que has llamado? ¿Se puede saber para qué?

A mis padres por videollamada. Como los tengo un poquito lejos siempre me da mucha alegría verlos, aunque muchas veces llego tan tarde a casa que no los pillo levantados.

• ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez? ¿Qué fue?

En diciembre vine a Lisboa para dar mi primer workshop de UX frente a más de 30 personas. Estaba bastante… digámoslo de manera suave… acongojado. Pero fue muy divertido, aprendí bastante… ¡y la gente salió contenta!

• Cuéntanos lo de UX/UI, ¿qué es eso? ¿cómo lo descubriste? ¿por qué te decidiste a ello?

UX y UI son User Experience y User Interface. Básicamente, diseñar productos y servicios buscando la mejor experiencia posible, poniendo al usuario en el centro y tratando de acercar sus problemas a las oportunidades de negocio. Un buen UX es aquél que busca desarrollar y mejorar todos los puntos de contacto entre un usuario y el producto o servicio. El UI se centra en la interfaz, en aquella parte del producto o servicio con la que el usuario va a interactuar.

Con un ejemplo se ve todo muy claro: Si imaginas un restaurante, piensa en todo lo que el usuario siente desde que ve el lugar desde fuera, la forma en la que el letrero está diseñado, la forma de vestir de los camareros, cómo se dirigen a ti, la decoración, la forma en la que el menú está escrito, el número de platos, el tiempo en que tardan en servirte la comida, la presentación de los platos y el sabor en sí de los mismos. Todo forma parte de la experiencia de usuario, y yo me dedico a desarrollar y mejorar experiencias de usuario en productos digitales.

En abril del año pasado un amigo mío, Marco Martín, psicólogo de formación y UX researcher de profesión, me empezó a hablar del UX. Para mí fue como una epifanía, porque se juntaban tres de mis pasiones: las nuevas tecnologías, el emprendimiento y la gente. Sin embargo yo en ese momento me encontraba trabajando sin parar, y no sabía muy bien cómo podía empezar a formarme en eso o cambiar mi carrera. ¿Tenía que ir a la escuela de diseño? ¿Psicología? ¿Un máster? ¿Encontrar las 7 bolas de dragón?

Entonces mi amigo me habló también de los bootcamps, cursos súper intensivos de 9 semanas de los que sales con nivel junior en desarrollo web o diseño y me dije, ¿y por qué no?

Me decidí a cambiar porque como dije antes, me encantan las nuevas tecnologías, el emprendimiento y la gente; me considero una persona empática y siempre he tenido una vena creativa que nunca he sabido bien aprovechar… hasta ahora 🙂

• ¿Y ahora? ¿Te arrepientes del cambio? ¿Qué nuevos proyectos se avecinan?

No solo no me arrepiento, sino que creo que es una de las mejores decisiones que he podido tomar. Sentir que estás haciendo algo que de verdad te gusta y donde se aprovechan al 100% tus habilidades es genial. Puede parecer todo una locura, pero dar este tipo de giros radicales te ayuda a descubrir quién eres y hasta dónde puedes llegar.

Actualmente soy Teacher Assistant del bootcamp de UX/UI de Ironhack en Lisboa. Poco después de acabar el bootcamp de UX/UI me propusieron venirme como profe y ¿cómo iba a decir que no, con lo que mola esta ciudad? Además de eso tengo un par de proyectos que quiero sacar adelante… lo importante es no parar 🙂

• Sabemos que has participado también en proyectos de Trivu, ¿qué han supuesto para ti? 

Lo primero de todo ha sido conocer a una comunidad TOP de emprendimiento y talento digital joven muy dinámica y que entiende bien las necesidades del mercado de este tipo de talento. 

He participado en dos eventos en los que diversos perfiles de talento digital joven hemos tratado de resolver los problemas a los que se enfrentan gigantes de su sector como BNP y AXA Seguros y la experiencia fue increíble: por un lado me permitió conocer un poco más a esas empresas y sus retos, y por otro pude conocer a otros profesionales como yo y confrontar ideas con ellos, lo cual fue muy enriquecedor.

La verdad es que en Trivu me siento como en casa, ¡espero poder tener la oportunidad de participar en muchas más proyectos con vosotros!

• Por cierto, ¿qué cenaste ayer? Y… ¿la última vez que tomaste comida rápida? ¿cuándo fue? ¿Qué bebiste?

Ayer cené bacalao con un tomate partido (si supiera mi madre la de pescado que estoy comiendo desde que me vine aquí, menuda alegría le daría…) y un plátano. Comida rica para recuperarte después de un día agotador.

La última vez que comí comida rápida… creo que fue pizza con amigos, y bebí mucha mucha agua (Dios sabe la sed que te entra después de haberte zampado un par de pizzas barbacoa…).

 

¡Muchas gracias Guillermo! Y nada, hasta aquí la entrevista de hoy. Nos leemos en la newsletter y en las redes de Trivu queridos.

Deja un comentario