Mucho se habla de lo guay que sería trabajar en Silicon Valley para empresas como Netflix, Google o Facebook. Tienes comida gratis, mesas de ping pong o piscinas de bolas.

Donde también puedes hacer los descansos que te dé la gana para jugar a algún videojuego, decidiendo tu propio horario de entrada y de salida a la oficina. Yendo vestido como quieras… ¿Es realmente cierto?

Y la respuesta es sí, tristemente para el resto. Pero los beneficios sociales de Netflix, van mucho más allá de eso. Queriendo así fidelizar y compensar a sus empleados por su duro trabajo, en el que cada individuo se hace responsable de sus propias acciones, buscando los objetivos comunes de cada equipo.

Así que además de las ya consabidas comidas deliciosas y gratuitas, con barra libre de snacks y café a cualquier hora del día, cuentan con DÍAS DE VACACIONES ILIMITADOS (dentro de lo razonable). Siguiendo palabras textuales de la página web, su política en cuanto a número de días libres es: “tómate unas vacaciones”. Sin ninguna regla sobre cuántas semanas al año hay estipuladas. ¿No suena increíble?

Y hay muchos beneficios más. Contando con una de las más flexibles políticas por baja de maternidad/paternidad. “Nuestra política de baja por paternidad es: cuida de tu bebé y de ti mismo”. Con la que padres primerizos pueden optar por dejar la oficina para cuidar de su bebé entre 4 y 8 meses, y hasta 12, los que no son primerizos. Ambos por supuesto, con su salario intacto, y total libertad de volver cuando quieran, ya sea a tiempo completo o parcial.

Un seguro médico que no sólo incluye medicina general, vista, y dentista privado. Sino que además da la oportunidad a sus trabajadores, a optar por tratamiento y operación de cambio de género, y ayuda en los tratamientos de planificación familiar, en casos de infertilidad o necesiten ayuda de reproducción asistida, de forma completamente gratuita.

Cada empleado elige al año la cantidad de su remuneración que desea en salario o en acciones de la empresa. Pudiendo elegir desde todo en efectivo, o todo en acciones, según más les convenga…

Seguro que estarás pensando que tanta libertad tiene que ser una juerga. Pero incluso con su  política de vestimenta de “ven vestido como quieras”, aún nadie ha ido a trabajar desnudo. ¿Tú qué piensas?

Deja un comentario