La huida de talento de las empresas preocupa mucho a los CEOs. O eso dicen…

Está claro que estar en un entorno de trabajo que se asemeje a la vida de la Infanta Sofía en la Casa Real puede ser muy negativo. Igual que a ella no le permiten ver Operación Triunfo o Masterchef Junior, en muchas empresas pueden seguir pensando que estar anclado en los 90 es bien. Y depende, obvio. Si estar anclado en los 90 significa que suene Spice Girls, Backstreet Boys o TLC en el hilo musical, bien. Pero si es tener la mentalidad de que todo sigue como en aquella época, mal vamos.

¿Que siguen usando el fax para todo? ¿qué aún no saben lo qué es WeTransfer? HUYE. Bueno, igual no. Primero intenta que vayan aceptando que la tecnología es ya una realidad y que las nuevas generaciones pensamos diferente. No es necesario que te vayas a Google o Facebook para disfrutar de algo más que tus días de vacaciones, que en algunos casos tienes hasta que dar las gracias por que te las den. Menos mal que esto está cambiando poco a poco y cada vez son más las empresas que apuestan por el bienestar y la felicidad de sus empleados.

*Gracias Trivu

Aunque suene muy Mr. Wonderful todo, tener unos beneficios adecuados aumenta la lealtad, la satisfacción, la productividad y los resultados. Todos ganan. Todos menos España en Eurovisión, que no hay manera.

En este sentido, numerosas empresas están apostando por retener el talento ofreciéndoles ventajas que, por mínimas que sean, marcan una gran diferencia. Muchas, por supuesto, sin coste alguno para la empresa. Van variando según la compañía o el rango, pero aquí hay algunos que tanto startups como grandes compañías de Fortune 500:

· Vacaciones ilimitadas

Pero, ¿qué? ¿EN SERIO? A ver, relax. Esto no significa que puedas cogerte 364 días al año de vacaciones. La noción de vacaciones ilimitadas lo que hace es permitir al empleado decidir cuantas vacaciones debe coger. En este sentido, si cuentas con el equipo adecuado, este será responsable. Es más, la mayoría no abusará de esto.

· Flexibilidad horaria

Estamos en un punto en el que todos lo necesitamos, ya sea por poder ir al médico o recoger a los niños del colegio. Una de las soluciones que más avanza y que funciona es el home-office (o trabajar desde casa, básicamente). Al fin y al cabo, trabajamos frente a un ordenador con internet y se puede hacer casi todo lo del trabajo desde cualquier punto del mundo.

· Comida gratis

COMIDA + GRATIS = lo más de lo más. Ayer caminaba por la calle y escuché “si hay comida graits, vamos”. Pues lo mismo pasará con tu empresa, que todos querrán trabajar allí. Porque, si no es dormir, comer es de los mejores placeres de la vida. Ya sea un desayuno a la semana, el almuerzo o la comida, cualquier pequeño gesto provocará una satisfacción enorme en los estómagos del equipo, y en su día a día.

Cuando los empleados se sientes valorados, son más fieles a la empresa. Y esto es muy bueno.

Deja un comentario