A estas alturas de la vida (entiéndase ‘vida’ como el mundo desde que Netflix y HBO conquistaran nuestros corazones), parece ridículo alertar de SPOILERS ante un artículo de Juego de Tronos.

Pero el que avisa no es traidor: Ned Stark murió. ¡Vaya noticia! De hecho, el líder de los Stark lleva varios años reunido con los Dioses Nuevos, los Viejos, el de la Luz o quien sea (uno ya pierde la cuenta en materia de deidades con esta gente). Para desgracia de muchos, la cabeza de Eddard se separó de su cuerpo allá por el 1×09 de la serie, hace un mundo ya, y cuando todavía no sabíamos de qué pasta estaba hecha esta ficción.

Entonces, ¿por qué hablar de Ned Stark a estas alturas? La octava temporada de la serie más aclamada de la historia echará a andar en menos que canta un gallo, y Ned sigue en el imaginario colectivo, tanto de personajes ficticios (todos los habitantes de Poniente le mencionan en alguno de sus capítulos) como de humanos reales, los que nos apostaremos como drogadictos ante HBO a partir del próximo día 15 de abril. Y es que Ned Stark no fue un personaje más, sino el padre de todos nosotros (o el que muchos soñarían con tener).

Resultado de imagen de eddard gif

Analizando a los padres que han poblado Poniente, podríamos decir que pocos son un ejemplo. Robert Baratheon no era mal tipo, pero su pasotismo ante el pueblo y su hedonismo exacerbado no completan la fórmula de ningún buen padre que se precie, no digamos de un rey decente. Tywin Lannister era serio, responsable, con pasta gansa en sus arcas y preocupado por la imagen de su familia, conceptos importantes para un buen padre; sin embargo, aquello de despreciar a alguno de sus hijos, sentenciarlos a muerte incluso, y utilizar a los otros, con índice de crueldad incluido ante la mayoría de seres humanos, tampoco sería del todo aconsejable para un progenitor de referencia. Balon Greyjoy era un ser gris, insulso, con arrebatos de orgullo y de ignorancia total ante alguno de sus hijos, aunque estos fuesen mutilados. Del Rey Loco, con ese apodo, no hace falta ni hablar. Walder Frey, además de despreciable en su forma y fondo, ofrecía a sus hijas como si fuesen ganado, mientras buscaba diferentes mujeres prácticamente adolescentes para sus actos más impuros. Y Stannis Baratheon, que amaba a su hija, permitió que esta fuese sacrificada como pasto para un Dios de la Luz que se muestra cuando le viene en gana. Y así un largo etcétera que, salvando a personajes como Jeor Mormont, nos llevan hasta Ned Stark, el gran Eddard Stark.

-Honor. Ned Stark representa el honor en Poniente, incluso por encima de personajes como Tyrion Lannister. Un honor vilipendiado por muchos al colindar con el concepto de “ser bueno y parecer tonto”. Y es posible que, en ocasiones, la bondad y honor del personaje le jugaran malas pasadas. Por culpa de ese uso indiscriminado del honor, fue traicionado y hasta asesinado, sin reparar en un mundo que, en épocas de “Edad Media” (con dragones), el honor brillaba por su ausencia. Sin embargo, al pensar en un padre, el honor y la bondad son las principales virtudes que buscamos o que deseamos en él. Más allá de la fama, el dinero o el poder, nuestra admiración reside en el concepto de honor que un señor como Ned Stark nunca dejó de poseer. La idea de no plegarse ante el poder, de mantener intactos unos principios, de mantener su dignidad y no minar la de los demás, de no traicionar a amigos o enemigos y de no engañar a las autoridades son los ingredientes que un padre admirable necesita (y que toda persona debería atesorar). Por eso nadie se creyó jamás que le fuese infiel a su mujer, como se acabó demostrando (Rhaegar y Lyanna = Jon).

Resultado de imagen de honor got gif

-Justicia: El sentido de la justicia es otro de los pilares de su sistema de valores y el principal motivo que le llevó a la tumba. Y, a riesgo de contemplar esa última posibilidad, no cejó en su empeño de buscar justicia. Lo hizo desde el momento en que averiguó que la ristra de hijos de Robert Baratheon (Joffrey, Tommen y Myrcella) eran en realidad de Jaime Lannister, convirtiéndolos a estos en bastardos y, por supuesto, ilegítimos para ocupar el Trono de Hierro. No sucumbió ante las insinuaciones de Meñique ni de otros tantos que le aconsejaran no remover las aguas. Ned buscaba justicia. En este sentido, todos buscamos que nuestros padres sean justos, que obedezcan las leyes, que no se dejen llevar por influencias, que no engañen a nadie y que no demuestren trato de favor ante las personas con poder.

Resultado de imagen de justice got gif ned stark

-Humildad. Ned Stark no era pretencioso. Tywin Lannister fardaba de pasta y Robert Baratheon se fundía esta en vino y prostitutas, como Tyrion; pero Ned, quizá austero por su impronta norteña, vivía de una forma mucho más humilde para ser un noble de su talla. Jamás se le vio disfrutar del exceso ni alardear de nada que no fuese la defensa de su familia o del pueblo. Y no es que dejarse llevar por el dinero que uno tiene sea execrable, pero, al pensar en un padre modelo, jamás le imaginaríamos en orgías, alcoholizado de manera constante o practicando la crueldad a costa de su dinero o posición. 

Resultado de imagen de justice got gif ned stark

-Protector. Ned Stark era un buen guerrero y, al fin y al cabo, un protector. Quizá esto sea un vestigio del patriarcado, pero uno piensa en su padre como una figura salvadora, que protege a la familia a toda costa (sin desmerecer a madres, como Catelyn, esposa de Ned, que llevan adoptando ese papel protector durante toda su vida, aunque aquí estamos hablando de padres). El padre de los Stark era un referente, sensato y valiente, todo ello en una coctelera que le convertía en figura a destacar. Y su familia siempre le vio así.

Resultado de imagen de gif ned stark

Cada uno de estos valores, que heredan casi todos los Stark y sobre todo Jon, aunque Ned solo sea el tío del muchacho, se ven representados en la muerte del personaje. Esta es la primera gran muerte de la serie, la primera realmente importante. Antes habían caído unos cuantos de forma más o menos cruel, pero con la muerte del supuesto protagonista hasta entonces entendimos por fin de qué pasta estaba hecha la serie: cualquiera podía morir. El 1×09 nos trajo dolor de la mano de Ilyn Payne y, curiosamente, quizá la muerte más honorable dentro de todas las ejecuciones que hemos presenciado en los libros y la serie. Vale que la estocada final a Ned llega tras la traición, ignorando su confesión (falsa, por otra parte) y sentenciándole a muerte a pesar de todo. Pero se realiza con un golpe seco, limpio, atestado por un experto verdugo  y siguiendo las normas de la pena de muerte por “traición”. Con el paso del tiempo, a lo largo de todos los capítulos, hemos visto puñaladas a traición, ahorcamientos humillantes con todo lujo de detalles, explosiones de cráneo (un minuto de silencio por Oberyn Martell), decapitaciones torpes y crueles, muertes en letrinas, lanzamientos desde puentes o Puertas de la Luna, y un sinfín de desmembramientos, espadazos y demás imágenes más propias de una carnicería que de la vida humana. Todo ello burdo, cruel y humillante. Así, con esa limpia ejecución, George R.R. Martin mostró respeto hacia el honor de Ned Stark y hacia su figura hasta su último aliento, al padre que todos querríamos y por el que suplicaríamos dignidad. Después, Joffrey exhibió su cabeza en una pica, pero los temas postmorten ya son otra historia. De hecho, ¿quién sabe si la octava temporada traerá sorpresas?

Resultado de imagen de justice got gif ned stark



Deja un comentario