El arte se esconde en cualquier lugar, incluso en aquellos donde se va de paso.

He osado llamar arte a las pintadas en los baños, pero como dijo Aristóteles “el objetivo del arte es representar no la apariencia externa de las cosas, sino su significado interior” y, claro, en un “te amo Gonzalo”, “amigas para siempre” o “puta” veo mucho significado interior. Ahora en serio, las pintadas de los baños son consideradas arte y no lo digo yo, te voy a explicar porqué.

Los corazones y los genitales son los elementos que más aparecen en los urinarios.

Resultado de imagen de bathroom graffiti gif

Si eres de los que no ha escrito jamás en un baño público, probablemente has tenido la tentación de hacerlo. Si has mordido la manzana no te castigues por ello, detrás de este comportamiento hay toda una ciencia. A este fenómeno se conoce como grafiti privado o latrinalia. Esta ciencia empezó a estudiarse en la década de los 50 por Alfred Kinsey, biólogo, profesor y sexólogo.

Alfred Kinsey es el primero que estudia este fenómeno distinguiendo por géneros, ya que entiende que al estar los baños separados, las mujeres no ven lo que se escribe en los baños de hombres y viceversa. Kinsey y su equipo llegaron a la conclusión de que los hombres escribían en mayor cantidad y cosas más sucias que las mujeres, las cuales escribían sobre el amor romántico en mayor probabilidad. Este hecho se asocia a que las mujeres tenían un mayor respeto a los códigos morales y a las convenciones sociales.

La mayoría de estudios se realizaron en los años 60, 70 y 80 y concedían en que los hombres se muestran más agresivos y sexuales que las mujeres, mientras que las mujeres son más conservadoras y escriben más sobre el amor. Pero la latrinalia no es algo tan reciente como pensamos, en el siglo I d.c. encontramos referencias al leer al poeta romano Marcial. Los epigramas de Marcial mostraban de forma satírica tanto las relaciones entre personas del mismo sexo como las costumbres de éstas, sus encuentros y reuniones. Los baños eran el lugar más común de citas entre los homosexuales romanos. Marcial decía que si tu objetivo es convertir tu nombre en verso buscarás a un poeta en la guarida oscura, que escriba con carbón y tiza versos que la gente lee mientras se relaja.

Resultado de imagen de bathroom graffiti gif

En 1731 un inglés bajo el pseudónimo de Hurlo Thrumbo recopiló este tipo de grafitis en su libro The Merry-Thought: Or, The Glass Windows and the Boy-House.

Volviendo a la década de los 80, nos encontramos con un estudio de 1983, Cuando las paredes hablan ¿qué dicen?, que define tres tipos de grafitis:

  • El grafiti turístico. “María ha estado aquí”, a todo el mundo le gusta dejar su huella.
  • Grafiti dentro de la ciudad. Los habitantes de un lugar que se expresan dibujando en las paredes, conocido como arte callejero.
  • Grafiti de baño, privado o latrinalia

Además, el estudio toma como muestra los baños de nueve edificios dentro del campus de la Universidad de Tennessee y su conclusión muestra de forma clara los problemas sociales del momento.

Nicholas Matthews, autor principal de un estudio de 2012 por la Universidad de Indiana, analizó el grafiti de nueve baños en una ciudad del medio oeste. Descubrió que lo más común era encontrarse con personas que habían escrito su nombre, a esto se llama identificación de persona. También que los hombres escribían más su nombre que las mujeres, pero éstas escribían más insultos. Este acto lo explica utilizando la psicología evolutiva que dice que la búsqueda de la mejora de uno mismo es una estrategia típica de apareamiento masculino, mientras que criticar a otras mujeres es una táctica clásica entre mujeres.

En contraposición a la psicología evolutiva, Alan Dundes, en un estudio de 1965, sugiere que el deseo de dibujar en la pared es un impulso primitivo como el deseo de los bebés a manipular sus heces. También dice que los hombres son poetas más prominentes porque tienen celos de la maternidad de las mujeres y cuando el intestino trabaja es como tener un bebé. Por eso, cuando un hombre defeca, en realidad está creando. Dundes desafía a los escépticos a que demuestren una teoría alternativa a su teoría de que la motivación psicológica para la latrinalia está relacionada con un deseo infantil de jugar con las heces. Donde la creatividad anal se deriva de la envidia del embarazo. (De estar vivo le preguntaría quién es su camello).

Resultado de imagen de bathroom graffiti gif

En definitiva, las pintadas en los baños son dignas de tener una categoría propia de estudio. La latrinalia es considerada, por tanto, un arte entre los grafiteros. Los baños públicos son lugares en los que escribir aporta adrenalina al dejar huella de algo privado en un espacio público. Son una representación de expresiones anónimas, a menudo inapropiadas. Es como un foro en internet pero ilegal y en el mundo real. El grafiti privado recoge lo más crudo de nuestra sociedad y habla sin miedo. Es hablar a extraños de forma anónima, es el reflejo de nosotros mismos.

Además, los garabatos muestran uno de los tabúes más grandes de nuestra sociedad: la sexualidad. Al encontrarnos en solitario en un espacio pequeño puede despertarse el deseo de revelar pensamientos sexuales que no compartiríamos en compañía. Aunque la sexualidad cada vez es más abierta y natural, aún hay limitaciones.

Y yo me pregunto… ¿cómo evolucionarán las pintadas en los baños?

¿QUIERES RECIBIR LA TRIVU NEWS? Rellena el siguiente formulario 👇